lunes, 6 de febrero de 2012

EXTRAÑO ENCUENTRO

Mimí me ha deleitado con un pase de modelos: braguitas, tangas, sujetadores, corsés, vestidos y medias han desfilado para mí en un alarde de feminidad. No me importa que se vista de mujer, e incluso algunos de sus modelos han llegado a producirme cierto morbo (su corsé rosa es una monada y con el vestido de criada victoriana está genial), pero prefiero un sumiso a una sumisa. Con Mimí me siento más como una amiga con quien compartir confidencias, hablar sobre vestidos, maquillarla o cotillear. Pero para dominarlo prefiero a gos-gat. Es de él de quien quiero obediencia y veneración, de quien exijo respeto incondicional, de quien espero la entrega de un sumiso. Mimí no se entrega, solo juega a entregarse, y gos-gat se diluye en la personalidad de Mimí, absorto por el placer que le produce ser una mujer. El de este domingo ha sido un encuentro extraño, y me siento como si hubiera estado con ella, pero no con él. ¿Cuándo es gos-gat? ¿Cuándo es Mimi? ¿Cómo tratarlos a los dos? ¿Quiero un sumiso o una sumisa? Tendré que meditar largamente sobre todo ello.

2 comentarios:

la cotilla rosa dijo...

Sra, no tinc paraules per expresar la meva angoixa, por no haver sapigut fer-ho prou be, soc un esser complexe, més del que hem pensava jo mateix, ambivalent, amb dos extrems molt diferenciats, talment com un gos i un gat, el gos, és obedient i fidel, els gat és independent i frestec.
Només puc demanar-li que si-us-plau, m'ensenyi el camí, amb fermesa i severament, que jo ho faré tot per complaure-la. Si Mimi és un entrevanc, la apartarem i l'oblidarem, solsament quedarà el gos, o gosset, o el que la Sra vulgui que sigui.

Madonna Lola dijo...

Benvolgut gosgat, no t'amoinis. Només em cal una mica de temps i paciència per posar la Mimí al seu lloc, i per saber tractar-vos a tots dos de forma diferenciada. Mimí encara em sobta, em desconcerta.... Pero estic molt contenta de l'actitud de gosgat. Estigues tranquil.