sábado, 20 de febrero de 2010

HOY TENGO QUE DECIR ADIOS


Hoy tengo que decir adiós.

He tenido la inmensa suerte (no todas las sumisas la tienen) de empezar en este mundo de la mano de un Sensei, de un hombre que además de Amo es una persona maravillosa. Él ha estado tutelándome durante mis primeros e inseguros pasos como sumisa.

Cuando leí por casualidad su hilo en el Club Sométeme "Cien consejos para encontrar tu sumisa en la red", pensé que acababa de leer lo más inteligente y sensato que había leído hasta ese momento sobre el BDSM, pero ni por un momento pude imaginar que acabaría conociendo al autor del hilo, y que acabaría bajo su tutela. Tímidamente, escribí algunos comentarios en su blog y le envié un correo, sin imaginarme que aquella persona a la que yo veía como inalcanzable, quisiera molestarse en contestarme siquiera. Pero la vida, de vez en cuando, nos da regalos inesperados, y yo he tenido el inmenso privilegio de conocerlo y de que fuera mi Guía y mi Maestro.

No puedo más que sentirme agradecida hacia Él por sus consejos, por su constante atención, por su infinita paciencia, por su educación y respeto exquisitos, por todo lo que como Maestro y como persona me ha aportado. Gracias Señor El Faro. Gracias por haber sido mi faro, mi Sensei.

He sido una sumisa afortunada, así que ya es hora de que comience mi singladura sola. Hoy le digo adiós como Tutor, pero hola como amigo. Mi gran amigo El Faro.


EL FARO HA ESCRITO ......

Para Mí, el haber sido tu Tutor ha sido algo muy enriquecedor. Y no sólo porque nada instruye tanto como el mismo hecho de enseñar, sino porque mi tutelada es una persona adornada de excelente virtudes humanas que a su vez me han servido para crecer yo mismo: inteligencia, con una mente lógica y ordenada, trabajadora, simpática y hasta elegante en el vestir (no en vano asistes a clases de confección por pura afición), y además culta; buena conocedora de la música, he recibido clases de ella -y las sigo recibiendo- a mi vez, sobre música clásica. Así que ha sido una tutoría en los dos sentidos .

Ya vuelas sola, de lo que me alegro mucho. Tengo la sensación del trabajo terminado y bien hecho. Espero que pronto encuentres tu auténtico Amo, el Amo de tu vida, quizá tu pareja, el que te haga feliz en tu sumisión y a su vez, el que te respete y sepa incrementar la excelente personalidad que tendrá en sus manos. No hay tarea más noble para un Amo que hacer crecer a la sumisa que se le entrega, no sólo como sumisa, sino también, como persona y de manera global .

26 de febrero de 2010 21:28


miércoles, 17 de febrero de 2010

MELOCOTÓN


Después de muchos días de deseo contenido hoy, por fin, he podido disfrutar de mi suave, perfumado, jugoso, aterciopelado y dulcísimo melocotón....

mmmmmmmmmmm

Pero no he sabido comérmelo .................

lunes, 15 de febrero de 2010

ESTOY RESFRIADA


El otro día, un Amo me preguntó: pero, ¿qué es lo que quieren las sumisas?. Las sumisas (y sumisos) supongo que lo que queremos es un Amo/Ama que ejerza sobre nosotros su dominación, eso es evidente. Pero ayer me dí cuenta de una cosa. Ayer era domingo, yo estaba con una gripe de órdago, sola en mi casa, con fiebre, sudando y tiritando de frío y, ¿sabéis lo que necesitaba?. Un Amo al que poder llamar por teléfono y decirle: mi Amo, estoy sudando de fiebre, moqueando, estornudando, tiritando y delirando... necesito que venga a ponerme un paño de agua fría en la frente y a darme friegas de vicksvaporub en el pecho... Porque las sumisas (y sumisos) somos además personas. Personas que nos resfriamos, que trabajamos, que somos madres, que tenemos nuestros problemas económicos o laborales, o nos vemos gordas o mayores ... Personas a las que les excita una sesión de azotes y humillaciones, ser dominadas y sometidas, etc., etc., pero que un día se resfrían, y se sienten débiles y vulnerables, y entonces es cuando más necesitan a su Amo.

Ayer me hubiera gustado tener un Amo. Un Amo al que decirle: Amo, estoy resfriada, y que Él hubiera venido a cuidarme. Aunque fuera domingo.

Si, ya sé que me diréis que no siempre se puede compaginar ser Amo/a-sumiso/a con la vida familiar, y que hay personas casadas que también tienen derecho a vivir el BDSM. Es cierto. Pero si yo no tengo ese compromiso, si soy libre de poder buscar un Amo libre también, para poder vivir el BDSM de una forma plena ¿no es lógico que aspire a eso?.


sábado, 6 de febrero de 2010

YO NO SOY CALIMERO


Siempre he basado mi felicidad en el hecho de que mi entorno fuera perfecto: la casa perfecta, el coche perfecto, la pareja perfecta, los hijos perfectos, el trabajo perfecto, el nivel económico perfecto ... Todo tenía que encajar en mi orden cósmico de forma milimétrica, como en un puzzle, y cada vez que una pieza no encajaba mi desilusión, mi desesperanza y mi infelicidad se hacían insoportables.

Evidentemente, he sido infeliz la mayor parte de mi vida: cuando la casa y el trabajo eran perfectos, mi pareja era un maltratador psicológico que casi acaba conmigo, y cuando mi pareja era perfecta, el trabajo y la casa no eran los adecuados.

He empezado mi vida BDSM basándome en los mismos errores: "para ser feliz como sumisa necesito el Amo perfecto y la sumisión perfecta", mal rollito lola, mal rollito.

Así que le he dado un buen golpe de timón a mi vida: tomaré lo que me dé sin cuestionarme si es o no la pieza que encaja en el puzzle. Estoy hasta las narices de intentar que todo encaje.

Qué bonita sería la sumisión a un solo Amo, del que además estuviera enamorada, que Él también lo estuviera de mí, y que viviéramos una relación plena y exclusiva!.

Pero es inmoral que continúe quejándome (como el pollo Calimero) porque nadie me quiere.

Hoy, soy una mujer feliz y tremendamente afortunada con mis imperfectas relaciones, y mañana .... la vida dirá.


martes, 2 de febrero de 2010

SOY UN SUEÑO


He acabado de leer el libro de Dómina Zara: SOY UN SUEÑO. Es un gran libro que debería leer todo el mundo, y no sólo las personas con tendencias sádicas o masoquistas, Dominantes o sumisas, sino todo el mundo. Porque sin querer ser un libro didáctico, es un libro muy humano, muy cercano, que ayuda a comprender el por qué algunas personas sienten placer al ser azotadas y otras lo sienten azotando y humillando.

Dómina Zara no pretende encasillar a nadie, parte siempre del respeto absoluto por todo el mundo, y precisamente por eso me gusta. El ser humano es suficientemente complicado como para poder adquirir mil matices: todos tenemos un poco de sádicos, un poco de masoquistas, un poco de Dominantes y un poco de sumisos. Afortunadamente, porque sino seríamos robots, alineados bajo un mismo pensamiento. Y, afortunadamente, también evolucionamos en nuestras convicciones: podemos ser vainilla con un suave tinte sado, o sádico sin ningún tinte Dominante, e incluso he leído a alguna sumisa que afirma ser más sádica que su Amo. Para gustos los colores ...

Sólo se trata de liberar nuestra libido, nuestro sexo, de vivir en libertad nuestras opciones sexuales, sean éstas cuales sean en un momento dado, y no dar por sentado que porque hoy piensas así, ya jamás podrás pensar de otra manera.

Tal vez por ese baño de realidad que me ha dado el libro, he decidido dar un paso transcendental en mi sumisión.

No renuncio a encontrar a MI AMO, así, en mayúsculas, ese Amo ideal y romántico que todas (o casi todas) las sumisas tenemos en la cabeza. Pero bajando al mundo de los vivos, no he podido evitar rendirme a la propuesta de un amigo de tener una sesión BDSM. Sí, sólo somos amigos, pero con la coincidencia de los mismos gustos sexuales. Lo he estado valorando y tener una experiencia así sólo puede ser beneficioso, y por dos motivos:

1.- Aprender, ya que se aprende con la práctica.
2.- Saciar mi deseo sexual (que no es poco).

¿Qué me impide compartir experiencias y sensualidad con una persona afín, dulce y cariñosa, que comprende perfectamente mis gustos y mis tendencias?.